martes, 19 de enero de 2010

MORAL BURGUESA Y MORAL PERSONALISTA

ANÁLISIS CRÍTICO Y COMPARATIVO




PRÓLOGO

El material de trabajo empleado para realizar este trabajo es el libro de Manuel Sánchez Cuesta “Cinco visiones del hombre”, y en concreto los temas 4 y 5 que versan sobre la visión marxista y personalista del hombre respectivamente. Sobre esta base intentaré realizar un análisis crítico y comparativo de la moral burguesa y la moral personalista, tomando también como referencia el libro “introducción al personalismo actual” de Calos Díaz y Manuel Maceiras, además de la referencia especificada al final del trabajo. De antemano se que mi aportación a este tema va a ser humilde y, básicamente, de recopilación de datos que no hacen sino reducir y transgiversar las palabras originales de los autores. Con el fin de remediar esto, en la medida en que me cabe, citaré textualmente muchas de las ideas de los autores a los que me referiré. Finalmente añadiré un apartado de opinión personal, que a mi modo de ver, será mi mayor aportación a este trabajo.


1ª parte


RESUMEN:
“CINCO VISIONES DEL HOMBRE”


LA VISIÓN MARXISTA DEL HOMBRE


LA CIRCUNSTANCIA MARXISTA

La llegada de la revolución industrial trajo consigo la aparición de dos grupos sociales antagónicos: propietarios o capitalistas y productores o proletarios. Asimismo, la revolución industrial afianzó al sistema capitalista , en el cual la clase dominante, los propietarios, se enriquecen, mientras que la clase sometida, el proletario, se empobrece. Ante esta situación surgen distintas posturas criticas, como el socialismo utópico, pero ésta no sobrepasó los márgenes de la teoría. Frente a esta concepción surge la figura de Carlos Marx, que, aun aceptando muchos de los presupuestos del socialismo utópico, no considera que sea efectivo a la hora de la acción y, que además, excluye al proletariado de todo protagonismo revolucionario. Frente a este socialismo utópico Marx propone un socialismo científico tomando como base el anterior y llevando a cabo una crítica del idealismo hegeliano.

Marx observa que en el sistema capitalista se producen toda una serie de contradicciones sociales que están dirigidas a la explotación de la clase trabajadora . En su obra el capital Marx analiza el origen y desarrollo del régimen capitalista, en donde entre los complejos conceptos de esta ciencia el hombre queda reducido , alienado y mediatizado en el proceso productivo que se le superpone. El marxismo será por tanto la reacción a este modelo social injusto en el cual el valor del hombre se reduce a su valor en la dinámica social. Visionaremos el esquema marxista en cinco núcleos.

NÚCLEO 1

En palabras del propio Marx, “la base de todo el orden social es la producción de bienes materiales “. El materialismo histórico de Marx , que aparece sintetizado en esta frase, gira en torno a dos ideas fundamentales:

1-Las relaciones de cada hombre con la naturaleza y con los otros hombres son de tipo material o económico.
2-Son éstas relaciones las que generan la ideología y la estructura jurídico-política del estado.
Este materialismo histórico se opone al idealismo de Hegel al reducir toda la historia de la humanidad a relaciones económicas.

NÚCLEO 2

La concepción de la historia en términos materiales constituye para Marx una teoría científica. La realidad es humana y social, formando un conjunto que impide cualquier separación de elementos. Sobre esta base Marx observa que la historia puede ser entendida por las claves que generan en determinados periodos, sin que esto implique causalidad o determinismo teleológico.

La sociedad vista desde los distintos modos de producción aparece:
-Como sociedad primitiva, con modos colectivos y propiedad común.
-Como sociedad esclavista, donde ya aparecen las relaciones de dominio y sometimiento.
-Como sociedad feudal, donde las relaciones de dominio continúan bajo una apariencia distinta.
-Como sociedad burguesa (contemporánea a Marx) o sociedad capitalista, donde igualmente han cambiado las relaciones pero se mantiene el esquema anterior, ya que pese al logro de los derechos del hombre se mantiene el sometimiento de un hombre a otro. Mientras el capitalista es propietario de las materias primas y los medios de producción el proletario solo posee su fuerza de trabajo.
Por tanto de aquí sacamos que es el sistema de producción de un determinado momento quien condiciona toda la historia humana, y que el esquema sometedor/sometido subyace a los distintos cambios.
Sobre esta base Marx diseñará lo que va a ser la nueva sociedad.

NÚCLEO 3

La contradicción entre las fuerzas productivas y las relaciones de producción es el motor de la historia humana. Esta contradicción da lugar a dos cosas:

1-Al enclaustramiento de los hombres en virtud de la posición ocupada en el proceso productivo: capitalistas y proletarios.
2-Lucha de clases habida cuenta de su antagonismo.
La economía actúa de elemento estructural frente a una superestructura de valores alienantes añadidos. En términos dialécticos para Marx la afirmación o tesis estaría representada por los capitalistas, los poseedores de bienes y la negación o antítesis por los proletarios, desposeídos y débiles. Y como dialéctica significa supresión de uno de los contrarios, corresponde al proletario suprimir a la clase capitalista, dando lugar a una nueva sociedad regida por intereses comunes y no privados.
La lucha se ha convertido en mediación necesaria del progreso histórico.

NÚCLEO 4

La lucha dialéctica de clases que desemboca en la revolución del proletariado contra el capitalista. El fundamento de la revolución es intentar suprimir la causa que genera la ancestral opresión del hombre sobre el hombre y alcanzar así una sociedad sin clases. Esto se consigue aboliendo la propiedad privada, algo nunca pretendido por las revoluciones burguesas.

El proletariado se convierte por tanto en protagonista de la historia y devolver así al hombre aquella vieja armonía primitiva dislocada paulatinamente en la historia y definida por el capitalismo.
La revolución será un proceso que requerirá de distintas fases. Distinguimos tres:

Etapa democrática: La toma del poder político da lugar a una dictadura del proletariado que tendrá que obligar a la burguesía a ceder sus privilegios económicos y políticos.
Etapa socialista: El estado democrático a la vez que potencia el desarrollo de los medios de producción y fomenta la riqueza social va a abolir las clases sociales.

Etapa comunista: Meta final del proceso revolucionario. Abolida la propiedad privada y las clases sociales el estado pierde sentido y se extingue.
Proceso Revolucionario: político –económico –social. Forma una unicidad con tres momentos interconexionados.

NÚCLEO 5

La sociedad capitalista es esencialmente mala y en ella ninguna de las clases de hombres que la integran se realizan. La revolución pone fin a la sociedad capitalista y genera la sociedad socialista.
Según Marx el trabajo es esencial para el hombre, y de él depende su autodesarrollo y autoperfeccionamiento. En el trabajo confluyen hombre y naturaleza, el hombre se crea a sí mismo y transforma la naturaleza.

En el trabajo debe existir la separación productor – producto pero ambos deben reconciliarse después, el producto debe volver al trabajador y esto no ocurre en el capitalismo, en donde el trabajador queda reducido a mercancía de su propio producto.

En la sociedad comunista el hombre trabaja y a la vez percibe el fruto de su trabajo. Las relaciones personales y la cooperación serán quienes vertebren la nueva comunidad donde rige la libertad, la igualdad y la fraternidad.

Por tanto se cierra aquí el círculo donde el hombre vuelve a sus orígenes, a la humanidad en su estado puro.

CONCEPTO MARXISTA DEL HOMBRE

En su concepción del hombre Marx tiene en cuenta las consideraciones de dos autores alemanes: Feuerbach y Hégel. Del primero Marx asume su aceptación del hombre como una esencia universal introduciendo la visión dinámica y dialéctica de Hégel como realidad procesual, pero rechazando la identificación del hombre idealista hegeliano con el espíritu o el pensamiento o la conciencia, aceptando su materialismo.
Sobre esta base cuatro son las notas definitorias del hombre Marxista.

1-El hombre es un ser natural-activo: natural aquí posee el sentido de material, materia no entendida como inerte sino de materia dotada de una movilidad capaz de evolucionar. Por tanto el hombre no es algo dado como definitivo pese a su estable apariencia. Para Marx el hombre es una realidad abierta y dinámica rumbo a una plenitud por principio inalcanzable. Por tanto no existe a juicio de Marx una esencia humana común y universal porque esto desemboca en un ser dado e inmutable. El hombre tiene la tarea de hacerse a sí mismo, acto que lo distingue de los animales, de producir sus propios medios de subsistencia.
Un hombre aislado de las relaciones sociales y de la historia es una entelequia, un ser abstracto y para Marx sólo existe el hombre concreto o sujeto real, “El conjunto de las relaciones sociales”.

2-El hombre es un ser esencialmente social: Consecuencia de lo anterior porque si no hay una naturaleza humana individual o esencia universal, esto implica que estamos conectados con los demás de alguna manera.

Excluyendo algunos hechos biológicos como comer, beber o dormir, nada tenemos los hombres en común, y por tanto, lo que es asumido como valor humano en una época, no lo es en otra posterior. El hombre ha de aprender sus haceres desde lo más individual, maneras de comer, vestir, hablar, a lo más declaradamente social como la actividad productiva. Por tanto lo que somos y lo que hacemos depende de la sociedad en que vivimos.

3-El hombre es un ser histórico: Frente a cualquier idealismo, el motor de la historia son las relaciones económicas de la producción. El hombre es un ser histórico en una doble vertiente, primero porque es agente de sí mismo, se hace en la historia, y segundo porque al existir únicamente el hombre concreto, protagoniza aquella al construirse. Para el hombre de Marx la historia aparece como tarea suya y de su trabajo.

4-El hombre es un ser práxico: Es uno de los rasgos más significativos del hombre marxista. El hombre debe, más que pensar o criticar la realidad , lo que debe hacer es transformarla. Aquí Marx antepone la praxis a la actitud comtemplativa de Feuerbach, porque solamente por la praxis el hombre se libera de la opresión y se pone en camino de lograr su plena realización en tanto que hombre. A esto alude la famosa tesis XI contra Feuerbach

PERSONA Y MARXISMO

El hombre burgués, que produjo la subjetividad moderno-ilustrada, lo caracterizamos como crítico, laico, mecanizado y autónomo, “capaz de crear su mundo, de proyectar su futuro y de dotarse en lo sucesivo de lo necesario mediante una previsión matemátizada”. Todo esto debe estar asentado bajo la base de la libertad, sin embargo, no se trata tanto de poseer libertad sinó tener la posibilidad de ejercerla. La subjetividad moderno-ilustrada transformó al hombre en hacedor de una serie de tareas históricas. Se trataba ciertamente de un hombre con posibilidades efectivas de realización personal, pero formador de una concreta clase social, la burguesía. Esto implica un exclusivismo injustificado, es decir,, sólo al hombre burgués le cabe llegar a ser persona.

Este aspecto será criticado por Marx ya que para Marx la emancipación del hombre ha de ser universal. Esto no será posible debido a dos causas fundamentalmente:

1-El modo de producción capitalista, que divide a los hombres en productores y propietarios, en donde los primeros son sometidos por los segundos.
2-La función egoísta e inmovilista que la clase burguesa ejerce sobre los medios de producción.
Para Marx no hay otra solución mas que una revolución social que inaugure una nueva sociedad de hombres iguales donde sea posible el ejercicio universal de la libertad.

Respecto del planteamiento moderno-ilustrado podemos sintetizar en dos las aportaciones de Marx en el tema de la persona, entendiendo esta como una íntima relación entre hombre y naturaleza. Primero la universalización de la subjetividad y la exigencia de su presencia en todo hombre, o lo que es igual, la aseveración de que todo hombre es persona. Y segundo, establecida la conexión hombre y naturaleza, la aseveración apodíctica de que fuera de la misma es vanal todo discurso sobre el hombre como persona.


LA VISIÓN PERSONALISTA DEL HOMBRE


LA CIRCUNSTANCIA PERSONALISTA

El personalismo no se origina de un pensamiento filosófico estricto, sino mas bien de la toma de conciencia del reconocimiento de que la civilización occidental ha tocado fondo y en ella aparece el hombre como un ser perdido, sin respuestas a qué es y cómo debe comportarse.

La respuesta a esta cuestión debe formularse en un tiempo determinado y en una sociedad determinada que sufre una profunda crisis de los valores que la definen: culturales, morales, sociales, políticos. Aparecen distintas filosofías que se ocupan del hombre, un hombre que ha perdido su dignidad, su independencia y su valor individual. Distinguimos tres:

1-EXISTENCIALISMO:

Reaviva fundamentales problemas personalistas como la libertad, la interioridad, la comunicación y el sentido de la historia. El existencialismo surge como reacción a las visiones positivista e idealista de la realidad, negando por tanto que el hombre sea un ser matematizable o un momento del despliegue de la idea. Frente a estas filosofías centradas en aspectos universales y objetivos, el existencialismo pasa a valorar lo individual y subjetivo , haciendo por tanto una filosofía por y para el hombre.

2-MARXISMO:

Marx dice que lo que determina y mueve la historia humana son las relaciones económicas de producción haciendo al hombre sujeto de la historia, y no objeto. El marxismo representa el triunfo del hombre real frente a la idea de estado , el rechazo a cualquier mistificación idealista y la afirmación de de la condición común de todo hombre.

3-PERSONALISMO:

Su objetivo será salvar a la persona humana de lo que Mounier llamó “desorden establecido”. Para el personalismo este desorden establecido anulador de la persona cristaliza en dos sistemas igualmente reprobables: el capitalismo y los autoritarismos colectivistas.

a)Capitalismo: Se asienta en tres principios interconexionados:

1-Primado de la producción o prevalencia de la economía frente a cualquier otro valor.
2-Primado del dinero. El dinero se convierte en la finalidad de la producción y esta no se dirige tanto a satisfacer necesidades como a la intención de generar riquezas.
3-Primado del provecho. El yo es el centro y referente de toda la actividad social. Es una instancia egoísta en donde el móvil de la vida humana es ganar dinero.
La crisis de 1929 quebró esa concepción del mundo basada en el dinero y en la utilidad. Los hombres del capitalismo edificaron en esos tres principios toda una ética, e hicieron del derecho una organización de la justicia que ampara la posesión. El capitalismo sólo se ocupó del aspecto individual del hombre , olvidando por completo el destino comunitario del hombre. La ética que se obtuvo fue una ética del egoismo, basada en el dominio del hombre por el hombre y la despersonalización de todos sus miembros. Sin embargo, este hombre burgués, que es en tanto que posee, no es si no el final de una crisis antropológica iniciada en el renacimiento, época que impulsará un individualismo que se ha dirigido por la pendiente egoísta.A esto se refiere Mounier al decir que había que rehacer el renacimiento.

b)Totalitarismos colectivistas: Distinguimos entre comunismo y fascismo

+Comunismo: Este punto requiere matizarlo ya que el personalismo se considera heredero del marxismo en tesis muy principales:
-compromiso revolucionario contra la miseria, mas allá de intención egoísta alguna.
-deseo de abolir la condición proletaria, pues sanciona las relaciones de subordinación y de dominio.
-planificación de una economía organizada sobre las perspectivas totales de la persona y no sobre una élite.
-esfuerzo por socializar los medios de producción como garantía real de igualdad y justicia.
Pero el personalismo no acepta del comunismo su materialismo y su ateismo porqué a su modo de ver no permiten al hombre trascender.
+Fascismo: Bajo la apariencia de protección, estímulo al trabajo e instancia a la realización individual y colectiva, somete al hombre a un poder centralizado donde el estado se erige en razón y el jefe en guia, despertando en el hombre valores tan oscuros y primitivos como el suelo o la sangre.
Sin embargo tanto comunismo como fascismo quisieron hacer frente a la desazón general de Europa para asegurar una dimensión colectiva de la acción y dar sentido al vivir.
El personalismo auna individualismo y colectivismo para reivindicar la dignidad del hombre. Para el personalismo el hombre sólo puede ser persona en un contexto social, y sin este contexto social el hombre se reduce a una entelequia. Hay que entender la dignidad del hombre fuera del marco religioso, aunque no la excluya, ya que para el personalismo el hombre el hombre vale por si mismo porque es un fin, y esto le otorga su dignidad. El personalismo rechaza unos derechos humanos abstractos y teóricos al margen de una comunidad porqué , asimismo, defienden a un hombre en abstracto.
Dos características definen las tesis personalistas; una orientación hacia la praxis mas que a la teoría y una tendencia a la inmanencia mas que a la trascendencia ya que el hombre real, la persona, debe estar contextuada en una comunidad. Ambos aspectos definen al personalismo como ética al margen del sentido religioso, cristiano fundamentalmente, y del pensamiento contemplativo, abstracto e incomprometido.
La ética personalista se puede definir como ética amorosa, excluida de normas pero no de actitudes. Esta ética basada en el amor no impone mas ley que el querer al prójimo desde la libertad. Podemos extraer cuatro notas que definen este amor:

1-Es un amor que da sin esperar nada a cambio.
2-Es un amor dirigido a los menos afortunados, a los marginados.
3-No es un amor dirigido a la materialización de una donación extrínseca sino que exige acción y testimonio, y esto implica una acción que afirma lo individual y lo social a la vez.
4-Es un amor no excluyente, compatible con otros amores, encaminados todos a la liberación del hombre.
El objetivo de la ética personalista consiste en hacer justicia basándose en dos supuestos, a saber, la creencia en la dignidad de la persona y la creencia en la exigencia de realización personal de todo hombre. Sin embargo el personalismo recupera el sentido originario de justicia, esto es, dar a cada quien lo que corresponde, ajustar a cada hombre en la comunidad donde se encuentre. Para que se de esta justicia el personalismo reclama dos cosas; denunciar el estado de injusticia y asumir un verdadero compromiso sociopolítico. Se pretende que la sociedad reconozca y promueva los valores de la persona y constituir una comunidad de personas iguales en dignidad y desiguales en lo individual. Esto no es nuevo , pues el marxismo halló el problema e intentó remediarlo mediante la revolución, pero una revolución que exigía el sacrificio de la libertad. La revolución que reclama el personalismo no engendra tiranía, y por tanto es mas costosa. Según Mounier ha de ser una revolución interna y externa a la vez. Frente al yo egoísta de la sociedad burguesa el personalismo busca un nosotros comunitario.

EL HOMBRE PARA EL PERSONALISMO

El personalismo no pretende crear un hombre nuevo, sino que éste recupere sus condiciones originales que actualmente ha perdido. El personalismo quiere devolver al hombre su condición de persona. Propone cuatro notas:

1-El personalismo se centra en la dimensión social y defiende que la persona sólo adquiere su verdadera individualidad perteneciendo a una comunidad.
2-Ser persona implica un valor absoluto y por tanto no se puede utilizar como medio ni parte de nada. Por tanto impide así el personalismo cualquier modo de manipulación personal por hombre o institución.
3-Ser persona significa ser una unión de espíritu y de cuerpo. Pretende con esto el personalismo superar el dualismo de Descartes , imperante desde la modernidad, que defiende una unidad indisoluble.
4-Ser persona implica tener sentido comunitario sin que este sentido se pueda equiparar al sentido social. Este sentido comunitario implica en si una relación, con los otros, mas que de solidaridad de necesidad.


PERSONA Y PERSONALISMO

El personalismo es militancia hacia un objetivo que se juzga valioso y que empeña todas sus fuerzas en conseguirlo. El hombre es un ser histórico, una realidad procesual en busca de un logro a priori considerado valioso. Para el personalismo sólo conquistando a los otros nos conquistamos a nosotros mismos. Esta actitud se debe lograr desde una postura crítica para conocer lo que queremos y un comportamiento ético dirigido a ese objetivo.

La cultura moderno-ilustrada descubrió la dimensión política de la subjetividad y la proclama y definición de los derechos humanos, pero también la garantía de reclamar esos derechos a las instituciones, ya que sólo así es posible el progreso y la emancipación de los hombres. Esta razón política llevó al hombre a proponer sus propias metas y los medios para alcanzarlas. Pero esta autonomía llevó al individualismo egoísta del hombre burgués. El marxismo fue quien denunció este hecho e intentó corregirlo desde la misma razón política, para que todos los hombres compartiesen la subjetividad moderno-ilustrada, que sin embargo acabó despersonalizan do al hombre y destruyendo su libertad individual.

El personalismo aprenderá de este error y tomará al individualismo y a la despersonalización como un peligro para la conquista histórica de la subjetividad. Para ello tratará de resolver el conflicto irresoluble entre razón y libertad reapropiándose del concepto absoluto de persona de la cultura cristiana, en la cual, basta con ser hombre para ser digno. La persona como tal adquiere primacía frente a sus acciones.

La persona es para el personalismo una realidad con dos aspectos; el hombre como conquista histórica y como realidad ya dada desde el comienzo de la historia misma, pero en donde el tiempo es necesario como elemento de desarrollo y maduración al estar en contacto con otras personas.

La visión personalista del hombre es una novedad haciendo exclusivo al hombre y en tanto que fin, sujeto de derechos inalienables. Por tanto la relación con el otro debe ser un “yo” con un “tu”, y nunca con un “el” como realidad impersonal, sino con un fin en si mismo, y tan personal y necesario como yo mismo. La relación entre los hombres es interpersonal. La subjetividad se convierte en interpersonalidad, esto es, que la subjetividad se vierte hacia fuera y que requiere de las demás subjetividades para realizarse. Se trata entonces de un movimiento dialéctico en el que el “yo” sale hacia el “tu” para regresar de nuevo a si mismo enriquecido, reiniciando ininterrumpidamente este proceso.

Como último objetivo de la persona le cabe construir una comunidad de personas donde cada ser humano lo sea en rigor porque es función y resultado de todos los demás.


2ª parte




ANÁLISIS CRÍTICO Y COMPARATIVO: MORAL BURGUESA Y MORAL PERSONALISTA




MORAL BURGUESA

El hombre burgués, heredero directo del pensamiento moderno-ilustrado, surge a raiz de un acontecimiento que cambió la historia de la humanidad; la revolución industrial. Este acontecimiento generó en su conjunto toda una serie de circunstancias que cambiaron las costumbres y la forma de pensar y actuar del hombre. En el resumen anterior hemos definido al hombre burgués como “crítico, laico, mecanizado y autónomo, capaz de crear su mundo, de proyectar su futuro y de dotarse en lo sucesivo de lo necesario mediante una previsión matematizada”. También hemos añadido que el hombre burgués debe asentarse bajo la base de la libertad. Se abren expectativas insospechadas para el desarrollo y realización personal de cada hombre en base a una nueva concepción de la subjetividad. La subjetividad es actualmente entendida como la interioridad de la persona, su carácter específico de individualidad y que es irreductible a cualquier concepto o palabra. La realidad se ofrece al sujeto como producto de su propio pensamiento, como una forma de la toma de conciencia de sus propios estados. El subjetivismo moral es propio de toda doctrina que niega el aspecto absoluto y la independencia de los valores éticos. Para Kant la subjetividad pertenece al pensamiento, no a la naturaleza de las cosas. La subjetividad pertenece al individuo, principalmente en el ámbito moral de la voluntad. Kant distinguirá entre subjetivismo noseológico de tipo trascendental, fundamentado en la noción de sujeto universal, y el subjetivismo empírico propiamente dicho. La concepción kantiana de la subjetividad se ha impuesto históricamente frente a otro tipo de concepciones como la de Hegel, el cual se refería en su sistema a la subjetividad como principio de algo espiritual concreto que une dialécticamente el interior y el exterior.

En su crítica de la razón practica ,1,1, Kant escribe: “Unos principios prácticos son subjetivos o constituyen máximas, cuando lo que prescriben no es considerado por el sujeto como válido mas que para su propia voluntad; objetivos, cuando esta prescripción es reconocida como válida por la voluntad de cualquier ser razonable”.

La subjetividad adquiere con el hombre burgués una clara dimensión política, estableciendo una relación entre lo individual y lo colectivo. Por tanto, no se trata tanto de poseer libertad como de poder ejercerla dentro de la sociedad manteniendo la individualidad. Aquí nos encontramos con un hombre que si posee posibilidades reales de desarrollo personal pero que pertenecía a una concreta clase social, la burguesía. Este fue el punto de arranque de la crítica de Marx que veía como la burguesía, teniendo ciertamente posibilidades de desarrollo personal, minaba a su vez cualquier posibilidad de desarrollo a otra clase social, el proletariado. Esta división de clases la sustentaba el propio sistema social, el capitalismo, teorizado por Adam Smith a finales del siglo XVIII, y que se fue desarrollando estableciendo como principio legítimo la búsqueda del provecho individual. El modo de producción capitalista y la función egoísta e inmovilista de la burguesía que ejerce sobre los medios de producción dividía a la sociedad en propietarios y productores
El hombre burgués que propició el “hegemonismo autónomo de la subjetividad” y que, sobre la base de valores tan dignificables como la libertad y la igualdad, condujo a la humanidad a establecer las bases de un régimen democrático, se apropió injustamente del poder para llevar a la práctica esos derechos, conquistados paulatinamente por medio de las revoluciones burguesas y que colocaban al hombre como protagonista y hacedor de la historia.

Hemos visto en la primera parte de este trabajo que para Marx este acaparamiento de posibilidades de desarrollo de la burguesía constituye un “exclusivismo injustificado, que invalida en su raiz misma el titánico esfuerzo ilustrado por recuperar una razón y una libertad –configuradoras de una subjetividad autónoma- dado que, sin embargo, impiden la posibilidad de emanciparse a un número ingente de hombres. Sólo al hombre burgués le cabe llegar a ser, pues, persona.”. Para Marx no hay otra solución más que la revolución social para acabar con este estado de cosas. Por tanto una de las grandes aportaciones de Marx fue su intento de universalización de la subjetividad, y que más tarde el personalismo adoptará como tarea fundamental.

El sistema capitalista , como hemos visto, se asienta en tres principios Interconexionados: El primado de la producción, el primado del dinero y el primado del provecho. El capitalismo degeneraba en un régimen, cada vez más egoísta, en el cual la posesión material implicaba grados de hombres. Esto se puede resumir en la instancia popular “tanto tienes, tanto vales”. Sobre los tres principios antes mencionados el hombre burgués trató de edificar toda una ética que, paradójicamente, tomando la libertad como precepto restringía su propio uso para cualquier acción que no fuese poseer. Por tanto nos encontramos ante una ética egoísta en la cual los hombres buscan dominar a otros hombres en beneficio propio, produciéndose así una despersonalización de los menos agraciados de la sociedad que constituian la mayor parte. Marx fue el más crítico con este hombre burgués y con su manera de actuar. Vemos en palabras de Karl Marx un juicio de valores acerca de la burguesía y su forma de actuar; “... después del establecimiento de la gran industria y del mercado universal, conquistó finalmente la hegemonía exclusiva del poder político en el Estado representativo moderno. El Gobierno del Estado moderno no es más que una junta que administra los negocios comunes de toda la clase burguesa.

La burguesía ha desempeñado en la historia un papel altamente revolucionario.
Dondequiera que ha conquistado el poder, la burguesía ha destruido las relaciones feudales, patriarcales, idílicas. Las abigarradas ligaduras feudales que ataban al hombre a sus «superiores naturales» las ha desgarrado sin piedad para no deja subsistir otro vínculo entre los hombres que el frío interés, el cruel “pago al contado”. Ha ahogado el sagrado éxtasis del fervor religioso, el entusiasmo caballeresco y el sentimentalismo del pequeño burgués en las aguas heladas del cálculo egoísta. Ha hecho de la dignidad personal un simple valor de cambio. Ha sustituido las numerosas libertades escrituradas y adquiridas por la única y desalmada libertad de comercio. En una palabra, en lugar de la explotación velada por alusiones religiosas y políticas, ha establecido una explotación abierta, descarada, directa y brutal.” (Manifiesto del partido comunista, cap.I )

Creo interesante transcribir a continuación un texto de Mounier donde nos da su opinión acerca de la burguesía cien años después: “No hay ya sobre el altar de esta triste iglesia más que un dios sonriente y horriblemente simpático: el Burgués. El hombre que ha perdido el sentido del Ser, que no se mueve más que entre cosas, cosas utilizables, privadas de su misterio. El hombre que ha perdido el amor, cristiano sin inquietud, incrédulo sin pasión, hace tambalear el universo de las virtudes en su loca carrera hacia el infinito, alrededor de un pequeño sistema de tranquilidad psicológica y social: dicha, salud, sentido común, equilibrio, placer de vivir, comodidad.La comodidad es, en el mundo burgués, lo que el heroísmo era en el renacimiento y la santidad en la Cristiandad medieval: el valor último, móvil de la acción.

La comodidad pone a su disposición a la consideración y la reivindicación. La consideración es la suprema aspiración social del espíritu burgués; cuando ya no encuentra gozo en su comodidad, encuentra al menos una vanidad en la reputación que posee con ella. La reivindicación es su actividad fundamental. Del Derecho, que es una organización de la justicia, él ha hecho la fortaleza de sus injusticias, de ahí su radical juridicismo. Si ama menos las cosas que acapara, es más susceptible en la conciencia de su derecho presunto, que es para un hombre de orden la más alta forma de conciencia de sí mismo. No existiendo más que en el Haber, el burgués se define, ante todo, como propietario. Está poseído porsus bienes: la propiedad ha sustituido a la posesión.” (“Manifiesto al servicio del personalismo”, 2ª ed., Taurus, Madrid, 1967, pp.25-26)

El “Crack de 1929” estableció y confirmó el màs alto grado de individualidad y despersonalización al que había conducido la moral burguesa. Era un hecho irrefutable que nos encontrábamos ante una crisis de identidad del hombre occidental. Bajo este estado de cosas surgen los totalitarismos colectivistas con proclamas de realización individual y colectiva para hacer frente a la desazón general europea del momento. Pero tanto comunismo como fascismo acabaron por someter al hombre bajo un poder fuertemente centralizado en el cual no cabe hablar de libertad ni individual ni colectiva.

MORAL PERSONALISTA

Situados en este contexto histórico, tras la crisis de Wall Street, surge el personalismo cuya figura más representativa la encontramos en Enmanuel Mounier. En palabras de Carlos Díaz “Mounier puede ser considerado profeta y corazón del movimiento, a la vez que conciencia lúcida y penetrante”.
Un breve vistazo a la obra de Mounier basta para comprender que es un autor que requiere de un detenido estudio. Las interpretaciones de Mounier son diversas y dispares según el autor que la efectue. No estamos en condiciones aquí para hacer un profundo estudio de Mounier debido a la gran extensión que nos ocuparía y, sólo podemos advertir, de nuevo, del posible reduccionismo que podemos cometer con la teoría del autor y, asimismo, resaltar la complejidad de dicho autor, hecho que contrasta Carlos Díaz; “Por fin, y frente a las filosofías de academia, Mounier concibe la suya como propedeusis praxeologica, enmarcada en una ética y una política, y en conjunción con una teodicea. De ahí su ambiciosa complejidad”

Hemos visto en la primera parte de este trabajo que el personalismo no es estrictamente un sistema filosófico sino un intento por resolver la crisis que ha abierto el siglo XX en el hombre occidental. En palabras del propio Mounier el personalismo supone un esfuerzo total para “comprender y superar el panorama de la crisis del hombre del siglo XX” (Que es el personalismo, edit. Criterio, Buenos Aires,1956, pag. 54)
El personalismo afirma la dignidad de todo hombre, defiende a un hombre que es fin en si mismo. Estos argumentos no son originales del personalismo, tanto la cultura clásica como el primer cristianismo los trataron ampliamente desde una perspectiva contextuada a su tiempo. El personalismo, por tanto, no hace distinciones entre los hombres. Todo hombre sin excepción posee dignidad y libertad. El personalismo de Mounier tiene una clara inclinación cristiana que de ningún modo es excluyente para el que no profese tal inclinación. Hemos definido la ética personalista como una ética amorosa, excluida de normas pero no de actitudes, y que no impone mas ley que la de querer al prójimo desde la libertad. La ética personalista pretende hacer justicia basándose en dos principios; la creencia en la dignidad de la persona y la creencia en la exigencia de realización personal de cada hombre. Asimismo, el personalismo afirma el carácter social de la persona y por tanto, sólo el hombre integrado en una comunidad puede desarrollarse y adquirir la verdadera individualidad, esta no puede darse sin la ayuda de los otros. Para Mounier el hecho de alejarse de la sociedad en busca de una vida privada en soledad es cometer un “suicidio espiritual, una esterilización de la existencia” (Le personalisme, pag. 57). Por tanto sólo insertado en una comunidad puede la persona alcanzar una plena individualidad. Cito a Mounier: “Por eso pedimos a los más filósofos de entre nosotros, a aquellos que tienen necesidad de retiro y de soledad, que sepan descender largamente entre los hombres, que se acostumbren a estar entre ellos, se desclasen entre ellos.”.(Revolution personaliste et communautaire,pag.33).

El personalismo entiende al hombre como un ser finito y transitorio, y un tal ser no puede construir una ética absoluta. Por tanto la ética personalista renuncia a grandes planteamientos y propone una ética práctica, dirigida a la acción.

La ética personalista es una ética abierta, en ella se incluyen planteamientos de filosofías muy diversas. Este aspecto del personalismo ha sido ampliamente criticado por sus detractores, argumentando una cierta falta de coherencia en sus argumentos y tachándolo de relativismo. Sin embargo, esta crítica al personalismo resulta simplista y propia de morales cerradas y normativas. En esta dirección se expresa Carlos Díaz: “La ética personalista se abre a las otras buscando integrar diversas perspectivas en pro de una más amplia panorámica. Para evitar la falta de coherencia de los elementos heterogéneos se precisa estrechar al máximo la coincidencia en un mínimo de puntos comunes. Mounier, pues, quiere abrir el diafragma de los códigos para proporcionar más luz al factum moral comunitario. Y abre tanto el diafragma, que acoge los nombres elementos de una ética formal scheleriana, de una ética marxista, y hasta de éticas libertarias ácratas pasando por la ética cristiana, aparentemente contradictorias e inasimilables entre sí. El juego entre los extremos, sin caer en un simple sincretismo o eclectismo sin personalidad, será típico de Mounier: al acentuar la inmanencia se recalca el sentido de la trascendencia, y viceversa.”

A menudo se confunden los términos personalismo y espiritualismo o se tilda al primero de lo segundo. El personalismo sin embargo es un concepto más amplio que el espiritualismo. Frente a la concepción dualista cartesiana Mounier defiende una unión indisoluble entre cuerpo y mente, y por tanto, no cabe reducir el uno al otro. Mounier critica a Marx al interpretar su filosofía como un naturalismo, es decir, identificar hombre y naturaleza, regidos ambos por un principio de economía, cayendo así en un radical materialismo. Cabe ciertamente concluir que el personalismo es un espiritualismo pero que eleva la trascendencia material y por tanto no puede ser entendido como un espiritualismo clásico. En este sentido se expresa Alfonso López Quintas en su libro “El triángulo hermeneútico” ; “Por eso (el personalismo) reprocha al marxismo su olvido de ciertas dimensiones, como la interioridad y la trascendencia, no menos esenciales al hombre que la vertiente económica, y hace ver al espiritualismo desencarnado que su purismo es, en el fondo, una evasión ante las exigencias del hombre integral y un modo, por tanto, de sutil falsificación que se traduce en un despojo de la persona humana”.

Respecto a la revolución cabe hacer una distinción entre la visión marxista y personalista. Mounier quiere eliminar toda forma de violencia de la revolución, a la que denomina “corona de espinas” de esta. Propone en cambio una revolución comprometida e interiorizada que lógicamente entraña más dificultad. Mounier dice que la revolución ha de hacerse, pero no a cualquier precio. Se pretende espiritualizar la revolución porqué, en palabras del propio autor, “no es la fuerza la que hace la revolución. Es la luz. El espíritu es el soberano de la vida.”.

Al personalismo como ética abierta no le cabe ser normativo salvo por un precepto antes ya mencionado; el amor. Este amor es una de las características más definitorias del personalismo de Mounier. El amor entre los hombres provoca la verdadera igualdad entre todos ellos. La ética personalista no tiene nada de científica, pero sí es una ética práctica al servicio del bien común, sobre todo a los más necesitados y que se asienta en la libertad y en un amor no excluyente de otros amores.

CONTRASTACIÓN DE AMBAS ÉTICAS


MORAL BURGUESA MORAL PERSONALISTA
SUJETO YO INDIVIDUAL YO COMUNITARIO
CARACTERÍSTICA FUNDAMENTAL DEL SUJETO AUTONOMÍA DIGNIDAD
TIPO DE MORAL NORMATIVA ABIERTA
INSTRUMENTOS INTERÉS, PROVECHO PROPIO AMOR
MÉTODO UTILIDAD COMPROMISO SOLIDARIO
META RIQUEZA MATERIAL,
COMODIDAD DESARROLLO PERSONAL, JUSTICIA SOCIAL
DESVIACIÓN INDIVIDUALIDAD EGOÍSTA, DESPERSONALIZACIÓN TRIVIALIDAD, IRRACIONALISMO,
RELATIVISMO



En el cuadro anterior he intentado resumir algunas diferencias importantes entre la moral burguesa y la moral personalista. Al hacer una comparación entre dos sistemas buscamos los extremos, lo que en cierta forma manipula y desvirtúa los propios sistemas, además de caer, me reitero, en un reduccionismo. Sin embargo, siempre con un esquema se gana en sincretismo y claridad inmediata. Habiendo hecho esta aclaración empezamos por el sujeto en el que recae la acción. En la burguesía es un yo individual totalmente subjetivo y que pertenece a una determinada clase social. En el caso del personalismo al sujeto lo hemos denominado un yo comunitario, que siendo también subjetivo, hecho implícito en todo hombre, a su vez, tiene en cuenta y necesita para su desarrollo personal al resto de subjetividades que conforman la comunidad. Ya hemos dicho que para el sujeto del personalismo el otro es un “tu” personal que posee tanta importancia como el “yo” en un movimiento de trascendencia e inmanencia del “yo” al “tu” y del “tu” al “yo” respectivamente. El personalismo propone un individuo universal, en sentido marxista se entiende, y una sociedad sin clases. El personalismo defiende a la persona y su dignidad, característica que le define por el mero hecho de ser persona. El sujeto de la moral burguesa lo he definido fundamentalmente como autónomo entre otras muchas características que ya hemos visto, porqué quizás sea la más definitoria.

La moral burguesa es normativa. Esto puede ser paradójico ya que la moral burguesa se asienta sobre la libertad del individuo. Sin embargo esta libertad está materializada y limitada por el derecho jurídico, juguete favorito del hombre burgués dirigido para propiciar la posesión. Esta posesión depende a su vez del poder adquisitivo del sujeto en cuestión dentro de la sociedad, factor que limita a la mayoría de los que habitan en ella. Pero hay que decir también a favor de la moral burguesa que sus normas no son estáticas, es el beneficio que propician o la utilidad a nivel económico lo que establece la norma y por tanto están sujetas a cambio, aunque a veces este beneficie sólo a unos pocos. El personalismo en cambio es una ética abierta y normativa en mínimo grado salvo un solo precepto; el amor. Este amor es desinteresado, entiendo que económicamente hablando, y junto con la libertad componen, en palabras de Mounier, “los valores propios de la persona”. El amor de Mounier posee características del amor propugnado por los primeros cristianos. El hombre burgués se autodefine como libre pero se mueve por intereses materiales que lo limitan. La luz que guía su vida es su propio provecho económico en busca de la riqueza, de la opulencia, de la frugalidad, que muchas veces en pos de la continua posesión se olvida de disfrutar sus logros. La meta de la ética personalista pretende el desarrollo personal de cada hombre, que el hombre tenga reales posibilidades de realización en una sociedad en la que impere la justicia, una justicia real e integradora del hombre en su comunidad.

Ambas éticas corren el peligro de desvirtuarse. En el caso de la moral burguesa quedó patente como consecuencia de la crisis de Wall Street, en virtud de la cual se tuvo que replantear sus tesis. Esta crisis la provocó un individualismo egoísta, única arma posible de una sociedad despersonalizada, de hombres que mediatizados por el trabajo y el consumo se lanzaron a la carrera de una feroz competición social y económica en busca del enriquecimiento. En palabras de Mounier el personalismo nace a raiz del “Crack” del 29; “El movimiento personalista nació de la crisis que comenzó en 1929 con los “cracs” de Wall Street y que prosigue ante nuestros ojos más acá del paroxismo de la Segunda Guerra Mundial” (“Qué es el personalismo”, 1947); y Mounier se reafirma en estas otras palabras: “Esta reflexión nació de la crisis de 1929 que lanzó el toque de agonía de la felicidad europea y dirigió la atención hacia las revoluciones en curso” (“El Personalismo”, 1949).

El personalismo nació por tanto con un propósito inmenso. El “desorden establecido” se encontraba en las estructuras fundamentales de la sociedad, estructuras económicas y sociales. Mounier pretende pasar de la “propiedad capitalista a la propiedad humana” una enorme tares conlleva grandes riesgos y entre ellos la imposibilidad de aplicación y a la simple teorización, a pesar de que el personalismo nació por y para la acción.


3ª parte


CONCLUSIÓN

Frente a cualquier tipo de consideración arbitraria nos debemos preguntar sobre el origen del personalismo. Surge frente a una situación de conflicto en cuanto a la integridad de la persona que podemos denominar como crisis antropológica del hombre del siglo XX o “desorden establecido” como denominó Mounier.
La circunstancia atenuante de esta sensación de vacío y de pérdida de valores fue su generalidad. La llegada de los humanismos , la autonomía de la razón y el triunfo de la subjetividad dejaron al hombre contemporáneo frente a un mundo totalmente desacralizado y matematizado sin más ayuda que sus propias fuerzas. En el siglo XX el hombre se encuentra en una encrucijada y a pesar de todo avance científico y tecnológico el hombre siente que no hay sentido en sus actos. El personalismo tratará de buscar precisamente esto, sentido. La moral burguesa creo un sistema social que empuja al hombre más allá de sus fuerzas reduciéndole a un valor funcional dentro de la sociedad y que trabaja para poseer y no para cubrir necesidades. A su vez las clases sociales delimitadas por el poder adquisitivo se mantiene pese a todo un siglo de revoluciones. Frente a esta situación de crisis surgen varias filosofías que se ocuparán del hombre concreto, fundamentalmente el personalismo y el existencialismo. Estos movimientos no tienen una respuesta absoluta, intentan dar respuesta a una situación rota bajo el prisma de compendiar diversas posturas filosóficas. En concreto, el personalismo reconoce que todo hombre es persona. El personalismo aspira a una igualdad social real y no a un mero y abstracto derecho moral que propugna la declaración de derechos del hombre. El personalismo por tanto, se dirige a la acción.

Uno de los grandes problemas con los que me he encontrado en la elaboración de este trabajo ha sido que en los distintos manuales consultados el autor ha visto una influencia de Mounier distinta. Carlos Díaz ve la filosofía de Mounier como heredera de Husserl, López Quintas destaca la influencia existencialista de Sartre, Y Blázquez Carmona, más moderado, enumera varios autores; Bergson, Marcel, Maritain, Péguy o Lacroix. En definitiva quiero resaltar que el hecho de dedicar más extensión en sus trabajos en preocuparse de las influencias de Mounier denota que es un autor complejo e incómodo de comentar.

Sobre su sistema de ideas, no cabe duda que el personalismo ha influido durante todo el siglo XX. La moral burguesa sin embargo, a mi modo de ver sigue vigente bajo otras formas más evolucionadas. En este sentido se expresa Carlos Díaz: “De esta ética (personalista) están, pues, excluidos los abstencionistas, la ética egoicocapitalista, la burguesa y otras afines, que sin embargo son hoy el contingente más numeroso y por ello también el más despersonalizado en una civilización de igual signo.”.

No nos puede engañar el hecho de que bajo la palabra, hoy día “sagrada” e “intocable”, democracia se cobija un gran individualismo y una despersonalización de la mayor parte de la sociedad. Incluso ha habido una acomodación entre los valores solidarios y la moral egoísta burguesa. Hoy día se compaginan las acciones humanitarias con el beneficio económico, ejemplo claro lo tenemos en muchas ONGs. Se mantiene así un cierto equilibrio entre dos tipos de morales bien distintas, la del beneficio económico y la del compromiso solidario.

La ética personalista por su definición de abierta y vigorosa entrañó el riesgo de tildarse de individualismo burgués de ahí la decisión de Mounier de asociar el adjetivo comunitario al ser humano. Así mismo un gran peligro del personalismo estriba en las numerosas influencias que lo componen porque esto nos puede llevar a la trivialidad, la superficialidad, e incluso a una visión irracional ya que intenta compendiar posturas tan diversas como el marxismo y el cristianismo, que, pese a forzadas analogías, la distancia que les separa se me antoja insalvable.

El siglo XX puede definirse como el siglo de lo humano donde se ha puesto de manifiesto la grandeza y el horror que entraña el hombre. La crisis de Wall Street, las dos Guerras Mundiales y el desencadenamiento vertiginoso de la ciencia y la técnica da cuenta a un hombre que creyéndose “mayor de edad” debe reconstruirse internamente para alcanzar una verdadera madurez. Como decía Mounier “debe rehacerse el Renacimiento”.

La ética personalista no ha triunfado porque no nació con esas expectativas. A mi modo de ver pone de manifiesto las carencias del hombre desde una perspectiva abierta que no trata de destruir sino de reconstruir sobre una base establecida, la subjetividad, pero abierta a otras subjetividades que son tan necesarias como la suya propia para el desarrollo de la persona; “La persona no es una célula, ni siquiera social, sino una encrucijada de donde arrancan todos los caminos del mundo”

EPILOGO


“¡Hombre, despiertate! Vivir personalmente es asumir una situación y comprometerse en ella y desde ella, sabiendo “que no hay libertad de hombre más que madurando un compromiso; que no hay, a su vez, compromiso de hombre más que madurando en libertad. Y que toda otra libertad, como todo otro compromiso, conduce a la servidumbre””
( Enmanuel Mounier)


BIBLIOGRAFÍA

FUENTE BASE:
-Manuel Sánchez Cuesta: “Cinco visiones del hombre”, ed. Loewe,

FUENTES ADICIONALES:
-Carlos Díaz y Manuel Maceiras: “Introducción al personalismo actual”, Edit. Gredos, Madrid, 1975
-Alfonso López Quintas: “Metodología de lo suprasensible II. El triángulo hermeneútico”, 2ª Ed. Publicaciones de la facultad de Filosofía y Letras de Palma de Mallorca, 1975.
-Feliciano Blázquez Carmona: “Mounier”, Ed. Del Orto, Madrid, 1997.
-Enciclopedia Planeta Multimedia Larousse,1998.
-Enciclopedia Microsoft® Encarta® 98.
-Diccionario de la Lengua Española , Ed. Espasa Calpe




Fuente: http://www.mercaba.org/TEOLOGIA/T%20MORAL/3/moral%20burguesa%20y%20moral%20personalista.doc

No hay comentarios:

Publicar un comentario