martes, 5 de enero de 2010

ETICA Y MORAL: ÉTICA Y TRANSPARENCIA

Para empezar el presente artículo, creemos necesario hacer recordar que ahora más que nunca, es común ver en la televisión, escuchar en la radio, incluso oir a  las personas en la calle hablar de comportamientos “éticos y morales” que se deberían seguir, que tal o  cual acción realizada “no es ética ni moral”, que la conducta de tal persona “no es ética ni transparente”, como si en ambos casos, el unir ambos términos duplicase su importancia.

Esa unión de frases, en vez de reforzar un concepto, conlleva tanto a la confusión como a una pobre apreciación de la ética en los tiempos actuales. Lo que buscamos con el presente material es poner a disposición de los jóvenes del país, algunos conceptos para ayudarles al mejor entendimiento de las implicancias y consecuencias que puede acarrear la asociación, es decir, la unión de estos dos términos.

Los jóvenes son conscientes de esta potencial confusión, a ellos va dirigido las presentes líneas.

I. ETICA Y MORAL (PUNTO DE VISTA FILOSÓFICO):

Para comenzar, podríamos esbozar a la ética como el ámbito de las decisiones y acciones que afectan a la familia, la sociedad, y en un plano mucho mayor, al Estado, entendiéndola como una actividad política. La moral, por otro lado sería el ámbito de la subjetividad: los pensamientos, los deseos e intereses que experimentamos todos los seres humanos (concepto que abarca también el ámbito donde se ponen en juego normas, valores y acciones).

Dentro de esta línea de pensamiento, una persona sería:

- Etica: Cuando defiende a los pobres y menos afortunados, trabaja convencido en que puede  aportar a construir una sociedad justa, es solidario con sus semejantes.

- Moral: Cuando tiene buena voluntad, y una sana intención de ayudar a los demás.

Es así entonces que estas dos ideas, tratan de la coherencia entre el pensar y el actuar de las personas (lo interior y lo externo)

Esta conjunción entre el pensar y el actuar, nos permitiría, en principio, identificar a una persona que, por ejemplo, es ética: cuando actúa lealmente dentro de un juicio por ejemplo, pero no moral: cuando dentro suyo albergue, esconda o alimente sentimientos de venganza, sentimientos mezquinos, bajas pasiones, mala voluntad hacia la otra parte. Con lo cual se trastoca la coherencia que debe existir entre el pensar y el actuar.

Desgraciadamente, las cosas no son tan fáciles, y esa resulta no siendo la única forma de entender la ética y la moral, normalmente el común de la gente en la sociedad actual piensa en forma distinta a lo que estamos tratando de postular, generando formas de vida totalmente diferentes y por ende caóticas, llevándonos  directo a la actual crisis moral por la que atraviesa la sociedad peruana.




II. ETICA Y TRANSPARENCIA  (PUNTO DE VISTA POLÍTICO):

Desde la fuente de nuestras recientes experiencias con gobiernos autoritarios y corruptos; es más que pertinente afirmar que, en contraposición, tanto la ética como la transparencia fortalecen y consolidan la democracia. El pueblo exige de sus líderes que todos sus actos sean transparentes y tengan sustento ético. De ahí se desprende que los dictadores y tiranos aborrezcan la ética y la transparencia: No les conviene, es un obstáculo para lograr sus oscuros objetivos de dominación, aplastamiento y destrucción de la reserva moral de un estado.  Dicho de otra forma, la democracia es consustancial con estos dos valores (ética y transparencia) y, consecuentemente, se complementa con gobernantes que sean éticos y transparentes.

Pero, ¿qué implica el ser “transparente”?, en el caso de la administración pública, se trata de un modo de ser por parte de ella, un objetivo a alcanzar con diferentes medios, entre los principales son:

- El derecho de acceso a la información;
- La participación en el los procesos estatales.
- Poder identificar nominativamente a los funcionarios en contacto con el público; etc.

Por esta razón, y en contraposición a lo ya dicho, la corrupción, la mafia, los sobornos, los crímenes financieros, el abuso de la autoridad y el ocultamiento de información de interés nacional inducen al mal manejo de los recursos públicos, al desequilibrio fiscal, a la inflación y a la devaluación. Resumiendo, estaríamos al frente de una administración nefasta que pone al borde del precipicio al Estado-Nación, con todas las consecuencias económicas y sociales irreparables para los más pobres, que son siempre los más afectados por la falta de ética, transparencia y la corrupción que exista.

Estos males, generalmente, son disminuidos por los gobiernos autoritarios por medio de  programas sociales de corte populista, con la finalidad de maquillar la realidad y calmar (hacer que se olvide de sus males, contentarlo) temporalmente, al pueblo. De esta manera, mediante programas de comunicación y operaciones sicosociales (no es necesario citar ejemplos, muchos de los personajes asociados a estos programas y operaciones quedarán en la memoria del pueblo como ejemplo de lo que no debemos volver a aceptar como sociedad civilizada que aspiramos algún día a ser),  se crea una imagen aparentemente diáfana y favorable, la que, en verdad, no concuerda con la entraña mafiosa y corrupta del régimen autocrático, ni con los fines de enriquecimiento personal o de grupo de quienes detentan y usufructúan el poder.

Características como las mencionadas en los párrafos precedentes, hacen que los gobiernos corruptos sean fuertes mientras tienen el pleno y absoluto control de la cosa pública, que incluye, obviamente, el respaldo incondicional de las fuerzas del orden. Al distorsionar, desconocer o ignorar la voluntad popular y empujar a los soldados y policías (quienes –desde un punto de vista extensivo- también son pueblo) contra el pueblo (“pueblo vs. pueblo”), se descubren como los verdaderos gobiernos tiranícos y dictatoriales que son; ¿les recuerda algo lo escrito?.

Por estas razones es que resulta para ellos fácil engañar a través de manipulaciones de imagen. Diferente es cuando existe una filosofía, visión, misión, objetivos y políticas nacionales difundidas adecuada y oportunamente. Esto es, dar a conocer el plan de gobierno mediante programas de comunicación que se caractericen por ser técnicos y se sustenten en la verdad.

En este contexto, podemos diferenciar los siguientes dos tipos de gobernantes:

1) El coyuntural, intrascendente y oportunista, es decir, “el demagogo” : Este tipo de gobernante da pan y circo para hoy y hambre para mañana (construye un espejismo de prosperidad). Se sumerge en la corrupción, en la mafia y en el abuso del poder.

2) El planificador, trascendente, estructural, llamado “estadista”: Este gobernante comparte con su pueblo el dolor y la preocupación por revertir la triste realidad por la que atraviesa su pueblo y luchar por transformarla en un mejor futuro de bienestar general, con salud, educación, trabajo y mejores salarios para todos. Privilegia la ética y la transparencia para fortalecer la democracia, donde priman el diálogo y la concertación dentro del imperio de la Constitución y las leyes

De nosotros depende en el futuro elegir que tipo de gobernante queremos.

III. A MANERA DE CONCLUSIÓN:


Reconocemos que nuestro país hoy en día adolece de serias heridas morales, que la postración ética a la que nos sometió el gobierno de Alberto Fujimori todavía nos hace sentir sus secuelas; que la reserva moral del Perú se ha visto seriamente golpeada por la corrupción, manifestada en la falta de ética, moral y transparencia.

Pero, también, somos conscientes que todo esfuerzo por reconstruir nuestro país, por contribuir al “Renacimiento Etico del Perú” no debe ser escatimado; para ello luchamos, para ello existimos.

Lo que hemos tratado en estas líneas es contribuir a que la ética, la transparencia y la moral se conviertan en modo de vida de todos los peruanos en general y de los gobernantes y autoridades en particular.

¡JÓVENES¡, tienen los elementos para identificar a los gobernantes corruptos, no olviden que un pueblo sin memoria, está condenado a repetir sus errores; NO SE DEJEN ENGAÑAR, de ustedes depende el futuro del país.

Fuente: http://www.minjus.gob.pe/cna/ARCHIVOS/VALORES/ETICA_Y_MORAL_ETICA_Y_TRANS.DOC

No hay comentarios:

Publicar un comentario