viernes, 1 de enero de 2010

10 EL ORIGEN DE LAS ESPECIES - Charles Darwin

Capítulo VIII


Instinto


LOS INSTINTOS SON COMPARABLES CON LOS HÁBITOS, PERO SE DIFERENCIAN DE ESTOS POR EL ORIGEN. 

No intentaremos dar aquí la definición del instinto, pues es fácil demostrar que se comprenden comúnmente en este término va-rias acciones mentales distintas, y todo el mundo sabe qué significa decir que el instinto induce, por ejemplo, al cuco a emigrar y poner sus huevos en los nidos de otras aves. Una acción para cuya realización nosotros mismos necesitaríamos experiencia, cuando es rea-lizada por algún animal, especialmente si este es muy joven, sin experiencia, y cuando es llevada a cabo de la misma manera, por muchos individuos, sin que sepan para qué la hacen, se apellida comúnmente instintiva. Pero podríamos demostrar que ninguno de estos caracteres puede tomarse por universal, pues siempre entra en juego una pequeña dosis de juicio o de razón, como la llama Pierre Huber, aun en los animales situados muy bajos en la escala de la naturaleza.

Federico Cuvier y algunos de los metafísicos más antiguos han comparado el instinto con el hábito, y nosotros creemos que esta comparación da una idea exacta del estado de ánimo bajo el cual se lleva a cabo una acción instintiva, aunque no se explique precisamente su origen. ¡Cuán inconscientemente se hacen por hábito muchas cosas que en bastantes casos están en oposición directa con nuestra voluntad consciente!

Ahora bien; estas acciones pueden ser modificadas por la voluntad o por la razón. Los hábitos fácilmente se asocian con otros hábitos en ciertos períodos de tiempo y estados del cuerpo, pero una vez adquiridos, permanecen constantes toda la vida. Podrían indicar-se algunos puntos parecidos entre los instintos y los hábitos. Sucede con los instintos lo mismo que al repetir una canción muy sabida, una acción sigue a la otra por una especie de ritmo. Si se interrumpe a una persona cuando canta o cuando ejecuta algo por rutina, se la obliga generalmente a volver atrás para recobrar el hilo habitual del pensamiento.

Si suponemos que una acción habitual pasa a ser hereditaria, lo cual puede demostrarse que sucede algunas veces, entonces el parecido entre lo que en su origen fue un hábito y un instinto es tan grande, que no es posible establecer la diferencia. Si Mozart, en lugar de tocar maravillosamente el piano cuando tenía tres años de edad, hubiera ejecutado una tonada sin práctica ninguna, podría haberse dicho verdaderamente que lo había hecho por instinto. Pero sería un error serio suponer que se ha adquirido por hábito el mayor número de los instintos en una generación, y que estos se han transmitido después, por herencia, a las generaciones posteriores. Puede demostrarse claramente que es imposible que los ins-tintos más maravillosos que conocemos, a saber, los de la abeja de colmena y los de muchas hormigas, hayan sido adquiridos por hábito.

Todos admitirán que para el bienestar de cada especie en sus condiciones actuales de vida, los instintos son tan importantes como las estructuras corpóreas. En condiciones cambiadas de vida es posible que sean ventajosas a una especie algunas ligeras modificaciones de instintos; y si puede demostrarse que estos varían, por poco que sea, no vemos dificultad en admitir que la selección natural conserva y acumula las variaciones de instintos en cualquier medida que sea ventajosa. Creemos firmemente que así se han originado todos los instintos más complejos y asombrosos que conocemos. Al igual que nacen y se aumentan por el uso o el hábito las modificaciones en la estructura corpórea, y se disminuyen o pierden por el desuso, debe haber sucedido con los instintos. Pero creemos que los efectos del hábito son de importancia secundaria con respecto a los efectos de la selección natural en lo que podríamos llamar variaciones espontáneas de instintos, esto es, variaciones manifestadas por las mismas causas ocultas que producen las pequeñas desviaciones en la estructura del cuerpo.

ay menos posibilidades de obtener algún instinto complejo por medio de la selección natural que por la lenta y gradual acumulación de variaciones múltiples y ligeras, pero ventajosas. Así, pues, como en el caso de las estructuras corpóreas, tenemos que encon-trar en la naturaleza, no los grados reales de transición por los cuales se ha adquirido cada instinto complejo (porque estos podrían encontrarse solamente en los antecesores directos de cada especie), sino algunas pruebas de estos grados de transición en las líneas colatera-les de descendencia, o al menos debemos ponernos en condición de demostrar que son posibles ciertos grados, sean de la clase que fueren, lo cual es ciertamente posible hacer-lo. Los cambios de instintos pueden muchas veces facilitarse cuando la misma especie posee diferencias en los diversos períodos de la vida, o en las diversas estaciones del año, o cuando sus individuos atraviesan diferentes circunstancias, en cuyo caso puede la selección natural conservar el uno o el otro instinto. Esto demuestra que, en la naturaleza, ocurren semejantes ejemplos de diversidad en la misma especie.

Además, como en el caso de la estructura corpórea, y en conformidad con nuestra teo-ría sucede que, el instinto de cada especie es bueno para la misma; pero no ha sido nunca producido en beneficio exclusivo de otras especies. Uno de los casos más convincentes que conocemos de un animal que aparentemente lleve a cabo un acto sólo por el bien de otro animal, es el de los pulgones, que voluntariamente ceden a las hormigas su dulce excreción. Huber observó, antes que nadie, que lo hacen voluntariamente, como lo demuestran los siguientes hechos: en cierta ocasión removimos todas las hormigas que había entre un grupo de diez o doce pulgones que habitaban en una planta de acedera, e impedimos que volviesen a ella durante algunas horas.

Pasado este intervalo, ya era seguro que los pulgones necesitaban excretar. Los obser-vamos por algún tiempo, valiéndonos de una lente, y vimos con sorpresa que ni uno solo de ellos lo había hecho. Entonces los tocamos e instigamos con un cabello, imitando en lo posible lo que hacen las hormigas con sus antenas. Después de esto dejamos que una hormiga se acercara a ellos, y en el acto, por las ansias con que corría de un lado para otro, parecía indicar no desconocer el pasto que acababa de descubrir. Entonces empezó a tocar con sus antenas el abdomen de uno de los insectos, pasando luego a otro, y después a otro, etc. Cada uno de ellos, al sentir las antenas, levantaba inmediatamente su abdomen y excretaba una gota transparente del dulce jugo, que ansiosamente era devorado por la hormiga. Los pulgones más jóvenes obraban de la misma manera, demostrando así que la acción era instintiva y no resultado de la experiencia.

También podría demostrarse con muchos hechos que las cualidades mentales de los animales de la misma clase nacidos en estado natural varían mucho, y asimismo es fácil aducir diferentes casos de hábitos extraños y accidentales en animales salvajes, cuyos hábitos, de ser ventajosos para la especie, podrían haber dado lugar a nuevos instintos por medio de la selección natural.

CAMBIOS HEREDITARIOS DE HÁBITOS O DE INSTINTOS EN LOS ANIMALES DOMÉSTICOS. 

Se aumentará la creencia en la posibilidad y aun en la pro-babilidad de la herencia de las variaciones distintas en estado natural, al considerar bre-vemente algunos pocos casos que ocurren en la domesticidad, pues así podremos ver la parte que el hábito y la selección de las variaciones llamadas espontáneas ha tenido en modificar las cualidades mentales de nuestros animales domésticos, siendo notorio cuánto varían en sus cualidades mentales muchos de estos animales. En los gatos, por ejemplo, vemos que mientras uno se dedica naturalmente a la caza de ratas, otro prefiere la de ra-tones, siendo cosa sabida que estas tendencias se heredan. Los instintos domésticos, que así podremos llamarlos, son ciertamente mucho menos fijos que los naturales; pero en ellos ha obrado una selección mucho menos rigurosa y han sido transmitidos por un pe-ríodo de tiempo incomparablemente más corto y en condiciones de vida menos estables.

Las cualidades mentales de nuestros animales domésticos varían y se heredan, aunque los instintos cambian ligeramente en estado natural. Nadie disputará que los instintos son de la mayor importancia para cada animal; por lo tanto, no hay dificultad real cambiando las condiciones de vida, para que la selección natural acumule en un grado cualquiera las ligeras modificaciones de instinto que sean útiles de algún modo. En muchos casos es probable que haya entrado en juego el hábito o el uso y el desuso; y si pretendemos afir-mar que los hechos presentados en este capítulo den fuerza de ninguna clase a esta teoría, tampoco concederemos que alguno de los casos de dificultad la anulen, confesándonos como completamente equivocados. Por otra parte, el hecho de que los instintos no sean siempre absolutamente perfectos y estén sujetos a equivocaciones; el que no pueda pre-sentarse un instinto que haya sido producido en beneficio de otros animales, por más que estos se aprovechen de los instintos de otros; y el que el canon de historia natural "Natura non facit saltum" sea aplicable a los instintos al igual que a la estructura corpórea y sea plenamente inteligible con las opiniones anteriores, y de otros modos inexplicables; todo, en suma, tiende a corroborar la teoría de la selección natural.

También esta teoría adquiere fuerza por unos cuantos hechos más con respecto a los instintos, como es el caso común de especies muy cercanas, pero distintas, que habitan diversas partes del mundo y viven en condiciones considerablemente diferentes, y que, sin embargo, conservan con frecuencia casi los mismos instintos. Por ejemplo, podemos entender cómo por el principio de la herencia, el tordo de la América tropical del Sur cu-bre su nido de barro, de la misma manera peculiar que nuestro tordo británico; cómo los todopicos del África y de la India tienen el mismo instinto extraordinario de tapiar y aprisionar a las hembras en un hueco de un árbol, abriendo un agujerito en la tapia, por el cual los machos les dan el alimento a ellas y a sus polluelos cuando salen del cascarón; cómo el regaliolo macho (Troglodita), de la América del Norte, construye nidos para su descanso al igual que en Europa, hábito completamente diferente del de todos los pájaros conocidos.

Finalmente, acaso no sea deducción lógica, pero sí para nosotros muchísimo más satisfactoria, considerar que instintos tales como el del pollo de cuclillo, que echa a sus hermanos del nido, el de las hormigas que hacen esclavos y los de las larvas de los ichneumones, que se alimentan dentro de los cuerpos vivos de las orugas, no son instintos especialmente creados, con los cuales se ha dotado respectivamente a esos animales, sino pequeñas consecuencias de la ley general que lleva a la mejora de todos los seres orgáni-cos, a saber: la de multiplicar, variar, dejar vivir al más fuerte y dejar morir al más débil.


Fuente: LIBROdot.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario