viernes, 1 de enero de 2010

03 EL ORIGEN DE LAS ESPECIES - Charles Darwin

Capítulo I


La variación en estado doméstico

CAUSAS DE VARIABILIDAD. Cuando comparamos a los individuos de la misma variedad o subvariedad de las plantas actuales que desde hace mucho tiempo van siendo cultivadas, y de nuestros animales domésticos más antiguos, una de las primeras cosas que más nos extraña es, sin duda, ver cómo generalmente difieren entre sí en mayor esca-la unos individuos de otros que los individuos de cualquier otra especie o variedad estudiada en el estado natural. Así como cuando reflexionamos sobre la vasta diversidad de las plantas y animales que respectivamente han sido cultivados y domesticados, variando durante todas las edades, ya sea por la influencia de los climas, por un tratamiento diferente, nos vemos obligados a concluir que esta gran variabilidad es debida a que nuestras producciones domésticas se han formado en condiciones de vida menos uniformes, diferentes de aquellas a las que había sido primitivamente expuesta la especie madre en la naturaleza. Ahora bien; aunque no deja de tener alguna probabilidad la opinión expuesta por Andreu Knight de que esta variabilidad pueda tener cierta conexión con el exceso de alimento, parece, sin embargo, evidente que los seres orgánicos necesitan estar expuestos durante algunas generaciones a condiciones nuevas para que en ellos se origine cualquier gran variación, que continúa luego durante muchas generaciones. No se sabe de ningún caso en que un organismo variable haya dejado de variar sometido al cultivo, por lo cual las plantas cultivadas desde hace mucho, como por ejemplo el trigo, todavía siguen presentando nuevas variedades, y los animales que desde muy atrás pasaron al estado doméstico son aún susceptibles de mejoras y modificaciones rápidas.

Después de dedicarle al asunto mucha atención, debemos decir que, al parecer, las con-diciones propias de la vida obran de dos modos: 1°, directamente sobre el conjunto de la organización o sobre ciertas partes tan sólo; 2°, indirectamente, afectando al sistema reproductivo. Con respecto a la acción directa, debemos tener presente que en todos los casos, como últimamente ha afirmado el profesor Weismann, hay aquí dos factores que considerar, a saber: la naturaleza del organismo y la naturaleza de las condiciones, de los cuales el primero parece ser mucho más importante que el segundo, puesto que algunas variaciones próximamente semejantes surgen a veces en condiciones que, en cuanto po-demos apreciarlas, son desemejantes; y por otra parte, surgen variaciones desemejantes en condiciones que parecen ser casi uniformes. Los efectos en la prole son definidos e indefinidos. Serán definidos cuando toda o casi toda la descendencia de los individuos expuestos a ciertas condiciones, durante algunas generaciones, salga a la luz modificada de la misma manera, y no olvidemos que es en extremo difícil llegar a determinada conclusión respecto de la extensión de los cambios que de este modo han sido definidamente introducidos. Puede, sin embargo, caber ligera duda sobre muchos cambios de poca monta, tales como el tamaño, a causa de la cantidad de alimento, el color motivado por la naturaleza del mismo, el espesor de la piel y del pelo causado por el clima, etc. Así, por ejemplo, cada una de las innumerables variaciones que vemos en el plumaje de nuestras aves debe de haber tenido alguna causa eficiente; y si esta tuviera que obrar uniformemente por una larga serie de generaciones en muchos individuos, todos se modificarían probablemente del mismo modo. Hechos tales como las complejas y extraordinarias excrecencias que invariablemente siguen a la inoculación de una pequeña gota de cochinilla, nos muestran qué modificaciones singulares podrían resultar en las plantas por sola constitución química en la naturaleza de la savia.

Vemos variabilidad indefinida en las innumerables, aunque pequeñas peculiaridades que distingue a los individuos de la misma especie y que no pueden ser explicadas por herencia, ya sea del padre, de la madre o del antecesor más remoto. También aparecen algunas veces, diferencias muy marcadas en los hijos del mismo parto y en las plantas procedentes de una misma cápsula de semilla. A largos intervalos de tiempo, entre millones de individuos criados en el mismo país y sustentados próximamente con el mismo alimento, surgen desviaciones de estructura tan pronunciadas que merecen llamarse monstruosidades; pero estas no pueden ser separadas por línea determinada de otras variaciones más ligeras. Todos los cambios de estructura, ya sean en extremo insignificantes, o profundamente marcados, que aparecen entre muchos individuos que viven juntos, pueden ser considerados como efectos indefinidos de las condiciones de vida de cada organismo individual, casi del mismo modo en que un escalofrío afecta a diferentes hombres, de manera indefinida, según el estado de sus cuerpos o constitución, causando toses o resfriados, reumatismos o inflamaciones de órganos diversos.

Algunos naturalistas han sostenido que todas las variaciones están en relación con el acto de la reproducción sexual; pero esto es ciertamente un error, pues hemos dado en otra obra una larga lista de plantas locas, como los jardineros las llaman, es decir, de plantas que han producido de repente un solo botón con carácter nuevo y algunas veces muy diferente del de los otros botones de la misma planta. Estas variaciones de vástagos, así suelen llamarse, pueden propagarse por injertos, tallos, etcétera, y algunas veces por semilla; y aunque ocurren rara vez en la naturaleza, distan mucho de ser escasas en el cultivo.

EFECTOS DEL HABITO Y DEL USO O DESUSO DE LAS PARTES. VARIACIÓN CORRELATIVA. HERENCIA. 

Hábitos cambiados producen efectos hereditarios, según se ve en el período de la florescencia de las plantas cuando se las transporta de un clima a otro. En cuanto a los animales, el uso o desuso de las partes ha tenido en ellas una in-fluencia más marcada; así encontramos en el pato doméstico que los huesos del ala pesan menos y los huesos de la pierna más, en proporción a todo el esqueleto, que lo que pesan los mismos huesos en el pato salvaje; y este cambio puede atribuirse, sin riesgo de equi-vocarse, a que el pato doméstico vuela mucho menos y anda mucho más que sus salvajes padres. Aquí únicamente aludiremos a lo que puede, llamarse variación correlativa. Los cambios importantes del embrión o larva ocasionan probablemente los cambios del ani-mal adulto. Los criadores creen que remos prolongados acompañan casi siempre a cabezas alargadas. Algunos ejemplos de correlación son completamente caprichosos: así los gatos enteramente blancos y de ojos azules son en general sordos, lo cual sólo sucede a los machos. El color y ciertas peculiaridades de estructura van unidos, como podríamos demostrarlo con muchos casos notables de animales y plantas.

Toda variación que no sea hereditaria carece de importancia para nosotros; pero el nú-mero y diversidad de las desviaciones de estructura que pueden transmitirse por herencia, tanto de poca como de mucha importancia fisiológica, no tiene término. Cuando aparece con frecuencia una desviación de estructura, y la vemos en el padre y en el hijo, no po-demos decir que no pueda ser debida a la misma causa que ha obrado en ambos; pero cuando entre individuos, al parecer expuestos a las mismas condiciones, se presenta en el padre alguna desviación muy rara, debida a extraordinaria combinación de circunstancias -por ejemplo, una vez entre varios millones de individuos- y reaparece en el hijo, la nueva doctrina de las probabilidades casi nos obliga a atribuir la reaparición a la herencia. Acaso la opinión exacta sobre el asunto, en general reside en mirar a la herencia de cual-quier rasgo como regla, y a la no-herencia como anomalía.

Las peculiaridades que aparecen en los machos de nuestras crías domésticas, son frecuentemente transmitidas a los machos exclusivamente, y en grado mucho más elevado. Sin embargo, la regla más importante en esta materia, y en la que creemos puede confiarse, es que en cualquier período de la vida en que aparece por primera vez una peculiaridad, esta tiende a reaparecer en la cría al llegar a edad correspondiente, aunque adelantándose algunas veces. En muchos casos no podía suceder otra cosa; así las peculiaridades heredadas en los cuernos del ganado vacuno pueden aparecer solamente en la cría cuando esta es ya casi adulta: las peculiaridades en el gusano de seda, como es notorio, aparecen en la fase correspondiente al capullo; pero las enfermedades hereditarias y algunos otros hechos nos hacen creer que la susodicha regla tiene más amplia extensión, y que, cuando no hay razón aparente para que aparezca una peculiaridad en edad determinada, tiende a presentarse en la cría en el mismo período en que apareció primero en el padre, por lo que creemos que esta regla es de muchísima importancia para explicar las leyes de la embriología. Estas observaciones quedan naturalmente reducidas a la primera aparición de la peculiaridad y no a la causa primaria que pueda haber obrado en los óvulos o en el elemento macho: casi del mismo modo que el aumento en la longitud de los cuernos, en la cría de una vaca de astas cortas y de un toro de astas largas, aunque aparezcan en los últimos períodos de la vida, se debe claramente al elemento macho.

Habiendo aludido al retroceso o salto hacia atrás, podemos referir aquí un hecho manifestado a menudo por los naturalistas, a saber: que nuestras variedades domésticas, cuando se las deja en estado salvaje, gradual pero invariablemente, retroceden en sus distintivos a su primitivo tronco, de donde nace el argumento de que no se pueden sacar de razas domésticas especies correspondientes al estado natural.

Podemos seguramente concluir que muchísimas de las variaciones domésticas más marcadas no podrían vivir en estado salvaje, puesto que en muchos casos no sabemos cuál sea el tronco primitivo, y por consiguiente, no podemos decir si se ha verificado o no el retroceso casi perfecto, mientras que para evitar los efectos del cruzamiento sería nece-sario que una sola variedad hubiera quedado suelta en su nueva residencia.

CARÁCTER DE LAS VARIEDADES DOMÉSTICAS; DIFICULTAD DE DISTINGUIR ENTRE VARIEDADES Y ESPECIES; ORIGEN DE LAS VARIEDADES DOMÉSTICAS DE UNA O MÁS ESPECIES.

Si examinamos ahora las variedades hereditarias, o sea la razas de nuestros animales y plantas en estado doméstico, y las comparamos con especies íntimamente unidas, descubriremos generalmente en cada raza doméstica, como ya lo hemos notado, menos uniformidad de carácter que en las ver-daderas especies.
Las razas domésticas de la misma especie se diferencian entre sí del mismo modo que las especies muy próximas del mismo género en estado natural; pero estas diferencias son en menor número.

Se ha supuesto frecuentemente que el hombre ha escogido para la domesticidad animales y plantas que poseen extraordinaria e inherente tendencia a variar, así como a resistir a los diversos climas. No disputaremos sobre si las capacidades han aumentado grandemente el valor de la mayor parte de nuestras producciones domésticas; pero ¿cómo es posible que un salvaje conociera, cuando por primera vez domaba un animal, si este variase o no en las generaciones sucesivas y si había de soportar otros climas? La poca variabilidad del asno y del ganso, o la escasa facultad del reno para sufrir el calor, o la del camello común con respecto al frío, ¿impidió acaso su domesticidad? No podemos dudar que si otros animales y plantas, iguales en número a nuestras producciones domésticas, y que pertenecen a clases y países igualmente diversos, fuesen tomados del estado natural y se les pudiera hacer criar por un número igual de generaciones, variarían en domesticidad, por término medio, tanto como han variado las especies madre, de nuestras producciones domésticas hoy existentes. Aunque el origen de la mayor parte de nuestros animales domésticos quedará siempre incierto, podemos asegurar aquí que, estudiando a los perros domésticos del mundo entero, después de la laboriosa colección de todos los hechos conocidos, hemos llegado a concluir que varias de las especies salvajes conocidas con el nombre de canidoe han sido domesticadas, su sangre, en algunos casos mezclada, corre en las venas de nuestras castas domésticas, así como ingenuamente confesamos que con respecto a los carneros y cabras no podemos formar una opinión decidida. De hechos que nos han sido comunicados por Mr. Blyth sobre los hábitos, voz, constitución y estruc-tura del ganado indio de joroba, deducimos ser casi cierto que desciende de un tronco original diferente del de nuestro ganado europeo, y algunas autoridades competentes creen que este último ha tenido dos o tres progenitores salvajes, merezcan o no el nombre de especies. Esta conclusión, al igual que la distinción específica entre el ganado común y el de joroba, puede considerarse como confirmada por las admirables investigaciones del profesor Rütiger. Con respecto a caballos, por razones que aquí no podemos dar, dudosa-mente nos inclinamos a creer, en oposición a varios autores, que todas las razas pertenecen a la misma especie. Habiendo tenido ejemplares vivos de casi todas las castas inglesas de aves de corral, habiéndoselas criado y cruzado, después de examinar sus esqueletos, nos parece casi cierto que en su totalidad descienden de la raza salvaje india Gallus bankiva. Con respecto a patos y conejos, cuyas castas varían mucho entre sí, está claramente probado que descienden respectivamente del pato y conejo salvajes.


La doctrina del origen de las varias razas domésticas de varios troncos primitivos ha sido llevada a un extremo absurdo por algunos autores que creen que toda raza origen de verdadera casta, por insignificantes que sean sus caracteres distintivos, posee prototipo salvaje. Tenemos que admitir que muchas castas domésticas deben haberse originado en Europa. Porque, ¿de dónde si no podrían haberse derivado? Lo mismo acontece en la In-dia, e incluso en el caso de las castas de perro doméstico esparcidas por el mundo, que con gusto admitimos, descienden de varias especies salvajes, no puede dudarse que ha habido inmensa suma de variaciones heredadas. Con tanta frecuencia como descuido se ha dicho que todas nuestras razas de perros han sido producidas por el cruzamiento de unas pocas especies primitivas; pero no se olvide de que por cruzamientos podemos so-lamente obtener formas que en algún grado sean intermedias entre las que son peculiares a los padres; y si explicamos la variedad de razas domésticas por este procedimiento, te-nemos que admitir la existencia anterior de formas más extremas, tales como el galgo italiano, sabueso, alano, etc., en estado salvaje.


Más todavía; la posibilidad de obtener razas distintas por cruzamiento ha sido muy exagerada, pues existen numerosos ejemplos que demuestran que una raza puede ser modificada por cruzamientos de cuando en cuando, si estos están ayudados por la cuidadosa selección de los individuos que presentan el distintivo que se desea; pero obtener una raza intermedia entre dos completamente distintas, sería muy difícil. La cría del primer cruzamiento entre dos razas puras es pasable y algunas veces se presenta en un todo uniforme en carácter, siendo bastante sencilla la operación; pero al cruzar estos mestizos durante algunas generaciones, apenas se obtienen dos que sean semejantes, haciéndose entonces manifiesta la dificultad de la empresa.
A pesar de las grandes diferencias existentes entre las castas de palomas, estamos plenamente convencidos de que la opinión común de los naturalistas es exacta cuando afirman que todas descienden de la paloma silvestre, columba livia, incluyendo en este término algunas razas o subespecies geográficas, que se diferencian en puntos del todo insignificantes; y como algunas de las razones que nos han suministrado esta creencia son aplicables en cierto modo a otros casos, las expondremos aquí brevemente. En efecto, si las varias castas no son variedades y provienen de la paloma bravía, deberían descender de siete u ocho troncos primitivos, como mínimo, puesto que es imposible obtener las castas domésticas actuales por el cruzamiento de número menor. ¿Cómo, por ejemplo, puede una paloma pouter ser producida por el cruzamiento de dos castas, a menos que una de las razas madre poseyera de antemano el enorme buche que caracteriza a la especie? Los supuestos troncos primitivos deben haber pertenecido en masa a las palomas de campo, esto es, a las que no crían ni voluntariamente se posan en los árboles. Pero además de la columba livia y sus subespecies geográficas, solamente se conocen dos o tres especies más de palomas silvestres que carecen de todos los caracteres de las castas domésticas. De aquí que los supuestos troncos primitivos, o deben existir todavía en los países en los que primeramente fueron domesticados, siendo desconocidos por los ornitólogos -a pesar de su tamaño, hábitos y caracteres notables- lo cual parece improbable, o deben haberse extinguido en el estado salvaje.

Pero las aves que anidan en precipicios y que son, por lo tanto, muy voladoras no es probable que sean fácilmente exterminadas. Las diferentes razas domésticas han sido transportadas a todos los ángulos del mundo, y debido a eso, algunas de ellas deben haber sido devueltas a su país natal sin que ni una siquiera se haya vuelto silvestre o brava. Aunque la paloma de palomar, que es la silvestre en estado ligerísimamente alterado, ha logrado en algunos lugares volver a dicho estado primitivo. Además, todos los experi-mentos recientes demuestran que es difícil conseguir que los animales silvestres críen libremente en estado doméstico, y sin embargo, en la hipótesis del origen múltiple de nuestras palomas, debería suponerse que seis o siete especies, por lo menos, fueron en tiempos antiguos tan completamente domesticadas por el hombre semicivilizado que, estando encerradas, se tornaron prolíficas.

El hombre semicivilizado consiguió domesticar por completo algunas especies, intencional o casualmente extrajo especies extraordinariamente anormales, aunque estas mismas especies se han extinguido o son desconocidas desde entonces.
Ahora bien, tomando en cada una de las castas domésticas ejemplares muy bien criados, todos los indicios, hasta el ribete blanco de las plumas timoneras de la cola, se verán algunas veces perfectamente desarrollados, y cuando se crucen parejas que pertenezcan a dos o más castas distintas, no azules ni con un solo indicio, la prole obtenida repentinamente adquirirá esos caracteres.
En una casta que se ha cruzado sólo una vez, la tendencia a volver a algún carácter derivado de tal cruzamiento será naturalmente cada vez menor, y en cada generación sucesiva quedará menos dosis de sangre extraña; pero cuando no ha habido cruzamiento y hay tendencia en la casta a volver a algún carácter que se perdió en alguna generación anterior, esta tendencia parece, por el contrario, poder transmitirse sin disminución por un número indefinido de generaciones.

Por la improbabilidad de que el hombre haya hecho anteriormente que siete u ocho su-puestas especies de palomas criasen libremente en domesticidad; por ser estas supuestas especies completamente desconocidas en estado silvestre, sin que en parte alguna se hayan tornado bravías; por presenciar ciertos caracteres más anormales con todas las de-más columbideas, por la reaparición de vez en cuando del color azul y de los variados indicios de color negro en todas las castas, ya se las conserve puras, o se las cruce; y por último, por el fenómeno de ser la cría mestiza perfectamente fértil; podemos deducir sin riesgo que todas nuestras castas domésticas descienden de la paloma silvestre o columba livia y de sus subespecies geográficas.
Hemos discutido con alguna extensión, aunque de ninguna manera con la bastante, el origen probable de las palomas domésticas, porque cuando por primera vez nos dedica-mos a su crianza y observamos sus diversas clases, sabiendo bien cuán fielmente se reproducen, tuvimos la misma dificultad que cualquier naturalista para creer que desde el origen de su domesticidad todas habían procedido de un padre común, y no menor que la requerida para llegar a semejante conclusión con respecto a las muchas especies de pin-zones o de otros grupos de aves salvajes.

Jamás hemos encontrado criador alguno de palomas, de aves de corral, de patos o de conejos, que no estuviera plenamente convencido de que cada casta principal descendía de una especie distinta. Todos están fuertemente impresionados por las mismas diferencias de las diversas castas, y aunque saben que las razas se diferencian en muy poco, aunque obtienen premios por la selección de estas pequeñas diferencias, ignoran, sin embargo, todos los argumentos generales de la materia y rehúsan hacer mentalmente una suma de pequeñas diferencias semejante, acumuladas durante muchas generaciones sucesivas. Sabiendo por otra parte el naturalista mucho menos de las leyes de herencia que lo que conoce el criador, y no conociendo tampoco más que los rasgos intermedios en las largas líneas de descendencias, admite, sin embargo, que muchas de nuestras razas domésticas descienden de los mismos padres. ¿No podrían ser más cautos cuando se ríen de la idea que presenta las especies en estado silvestre, descendiendo en línea recta de otras especies?

PRINCIPIOS DE SELECCIÓN ANTIGUAMENTE PRACTICADOS Y SUS EFECTOS. 

Consideremos ahora brevemente los pasos que han dado las razas domésticas para producirse, ya desciendan de una especie única o de varias inmediatas entre sí, para lo cual hay que atribuir algún efecto a la acción directa y definida de las condiciones ex-ternas de la vida, así como algunos al hábito.
Uno de los rasgos más notables en nuestras razas domésticas es, sin duda, verlas adaptarse, no ciertamente en provecho propio, a la utilidad o capricho del hombre. Algunas variaciones útiles para este han surgido probablemente de repente, o par una sola operación. Por suerte, muchos botánicos han creído, por ejemplo, que la cabeza de la cardencha, provista de anzuelos, que no podrían obtenerse por procedimiento alguno mecánico, es solamente una de las variedades del dipsaco salvaje, habiendo podido perfectamente este cambio nacer de una vez en alguna planta de semillero.

Pero cuando comparamos al caballo de tiro con el de carrera, al dromedario con el camello, a las diferentes castas de ovejas,, cuando comparamos esa legión de plantas agrí-colas culinarias de huerta y jardín, creemos que es menester ver en todos estos hechos algo más que simple variabilidad, porque no podemos suponer que todas las castas fueran repentinamente producidas tan perfectas y útiles como hoy las vemos, sabiendo positiva-mente, como en muchos casos sabemos, que no ha sido así. La clave de esto se encuentra en la facultad que tiene el hombre de acumular fenómenos de selección. La naturaleza da variaciones sucesivas, y el hombre las va dirigiendo en ciertas direcciones que le son úti-les, pudiendo en este sentido decirse que el hombre ha creado para sí las razas de las que recibe tanta utilidad.

Hay quienes ponen en práctica el principio de selección como si ejercieran una profe-sión. Colocan a los carneros sobre una mesa y sobre ella los estudian; repiten tres veces con intervalo de algunos meses este primer paso, y en todas ellas marcan y clasifican a los carneros, de modo que solamente los mejores entre los mejores son, en definitiva, los que se destinan a la cría.

Estas mejoras no son generalmente debidas al cruzamiento de diferentes castas, porque todos los mejores criadores se oponen tenazmente a esta práctica, excepto en muy raras ocasiones o cuando se trata de castas próximamente iguales. Una vez verificado el cruzamiento es indispensable la más vigorosa selección. Si esta consistiese meramente en separar alguna variedad muy distinta para hacer cría, el principio sería tan claro que apenas merecería mencionarse; pero su importancia consiste en el gran efecto producido por la acumulación en un sentido, durante generaciones sucesivas.

Los horticultores siguen los mismos principios; pero a la vez las variaciones son más bruscas, y nadie supondrá que nuestros mejores productos sean el resultado de una sola variación del tronco origen.
Con respecto a las plantas, una vez establecida con precisión una raza, los plantadores arrancan a los tunantes (las matas que al nacer se desvían del conveniente tipo).

Hay otros medios para observar los efectos de selección ya acumulados, a saber: comparar la diversidad de flores en las diferentes variedades de la misma especie en un mismo jardín. La ley de la variación correlativa, cuya importancia no debe menospreciarse jamás, siempre nos dará seguras diferencias; pero por regla general no se puede dudar de que una selección continuada, en las hojas, en las flores, o en los frutos, producirá razas que se diferencien unas de otras, principalmente en estos caracteres.

En épocas rudas y bárbaras de la historia de Inglaterra se importaban con frecuencia animales escogidos y se daban leyes para impedir su exportación. Una ley ordenaba la destrucción de todos los caballos que no poseyesen cierta alzada, lo cual puede compararse a lo que hoy hacen los jardineros con las plantas malas. Algunos escritores clásicos romanos han dado también reglas explícitas sobre este punto, mostrando claramente algunos pasajes del Génesis, que en aquel remoto tiempo se atendía mucho al color de los animales domésticos. Los salvajes cruzan hoy, algunas veces, sus perros con animales salvajes de la raza canina para mejorar la casta. Por algunos de estos hechos puede inducirse que la selección no es cosa de hoy, sino que la cría de animales domésticos mereció cuidadosa atención en tiempos antiguos, como ahora entre los salvajes más degradados. Y la verdad es que habría sido extraño que así no hubiese sucedido, cuando tan evidente es que las buenas y las malas cualidades son hereditarias.

SELECCIÓN METÓDICA E INCONSCIENTE. ORIGEN DESCONOCIDO DE NUESTRAS PRODUCCIONES DOMÉSTICAS. 

Hoy en día, los más eminentes criado-res tratan por medio de una selección metódica y con un objeto determinado formar una nueva subcasta o estirpe superior a cuantos géneros existan en su país. Pero para nuestro propósito, es más importante una forma de selección que podría llamarse inconsciente, y que resulta a todo el que intenta poseer los mejores animales y hacerlos reproducirse. Así, el hombre que quiere tener perros de muestra, naturalmente trata de elegir perros buenos y después cría con los mejores, aunque no tenga el deseo ni la esperanza de alternar per-manentemente la casta. Este procedimiento, continuado por el transcurso de siglos, mejoraría y modificaría cualquier casta. Cambios lentos e insensibles de esta clase jamás pueden ser reconocidos, a menos que se hayan tomado mucho antes buenas medidas o cuidadosos dibujos de las razas en cuestión, que puedan servir después como punto de comparación.

En algunos casos se encuentran, sin embargo, individuos de la misma casta, no cam-biados o cambiados en muy poco, en los lugares menos civilizados, donde la respectiva raza ha sido menos mejorada. Hay razones para creer que el perro setter deriva directamente del sabueso, dado que según toda probabilidad, no es más que una alteración lenta de este.

Youalt suministra un excelente ejemplo de los efectos de la selección continuada y que puede considerarse como inconsciente, puesto que los criadores no podrían nunca haber esperado, ni siquiera haber deseado, producir el resultado que sobrevino, a saber: la pro-ducción de dos estirpes distintas.

Aun entre los salvajes más bárbaros, que nunca piensan en el carácter hereditario de las crías de sus animales domésticos, cualquier animal que les sea especialmente útil para un objeto cualquiera es cuidadosamente conservado durante el hambre y las plagas a las que tan expuestos están y esos animales escogidos dejarían generalmente más crías que los inferiores; de modo que, en este caso, se verificaría una especie de selección inconsciente.

En las plantas, este mismo procedimiento gradual de mejora por medio de la conservación incidental de los mejores individuos, ya sean o no lo bastante distintos para ser clasificados como variedades diversas a su primera aparición, y ya dos o más especies o razas se hayan o no mezclado por cruzamiento, puede plenamente reconocerse en el aumento de tamaño y belleza que ahora vemos en las variedades de plantas, cuando las comparamos con las variedades más antiguas o con aquellas que las originaron.

Una gran suma de cambios lenta e inconscientemente acumulados explica a nuestro juicio el hecho notorio de que en cierto número de casos no podamos reconocer, y por lo tanto ignoremos, los troncos silvestres, orígenes de las plantas que han sido cultivadas desde hace mucho tiempo en nuestros jardines y huertas. Si se han necesitado cientos o miles de años para mejorar o modificar la mayor parte de nuestras plantas hasta su tipo actual, tan útil para el hombre, podremos fácilmente entender cómo Australia, el Cabo de Buena Esperanza u otras regiones habitadas por el hombre completamente incivilizado no han podido darnos una sola planta que valga la pena de ser cultivada. No es que estos paí-ses, tan ricos en especies, no posean por extraña casualidad los troncos originales de plan-tas útiles, sino que las plantas del país no han sido llevadas por la selección continuada hasta un punto de perfección comparable con la adquirida por las plantas en los países antiguamente civilizados.

Con respecto a los animales domésticos del hombre incivilizado, no debe perderse de vista que aquellos tienen casi siempre que buscarse su propio alimento, al menos durante ciertas estaciones. Y en dos países de circunstancias muy diferentes, los individuos de la misma especie que posean constituciones o estructuras ligeramente distintas se lograrían mejor en un país que en el otro; y así por un procedimiento de selección natural podrían llegar a formarse dos rubrazas. Quizás esto explique en parte por qué las cualidades que tienen los animales domésticos de los salvajes, como ya lo han notado algunos autores, tienen más carácter de verdaderas especies que las variedades existentes en países civilizados.

En la opinión presentada aquí acerca del papel importante que ha desempeñado la selección ejercida por el hombre, se hace desde luego evidente por qué nuestras razas do-mésticas se adaptan en estructura o en hábitos a las necesidades o caprichos del hombre. Podemos, a nuestro juicio, entender además el carácter frecuentemente anormal de nues-tras razas domésticas y explicarnos por qué las diferencias son tan grandes en los caracte-res externos, como relativamente pequeñas en las partes internas u órganos. El hombre apenas puede escoger, y si puede es con mucha dificultad, las desviaciones de estructuras, excepto las que son externamente visibles; y cuidándose muy raras veces lo que es inter-no. Nunca puede verificar la selección, a no ser en aquellas variaciones que en escaso grado la misma naturaleza le muestra de antemano. El primer hombre que escogió una paloma con cola ligeramente más larga, seguramente ni se imaginó lo que los descendientes de esa paloma llegarían a hacer por selección, en parte inconsciente, y en parte metódicamente continuada.

El hombre conserva y hace cría de un individuo cor, alguna pequeña particularidad de estructura, o pone más cuidado que de costumbre al aparear sus mejores animales, y de este modo los perfecciona hasta que los ya mejorados poco a poco se esparcen por las cercanías. Cuando ya están mejorados por el mismo procedimiento lento y gradual, se esparcen aún más, hasta llegar a ser reconocidos como algo distinto y apreciable; es en-tonces cuando probablemente reciben por primera vez un nombre que podríamos llamar provincial. En los países semicivilizados, en donde las comunicaciones son escasas, sería un procedimiento lento la propagación de cualquier nueva subraza. Una vez reconocidos los puntos más interesantes en esta materia, el principio de selección que hemos llamado inconsciente tenderá siempre, y tal vez más en un período que en otro, según esté más o menos de moda la raza, tal vez más en una localidad que en otra, y según el estado de ci-vilización de los habitantes, a aumentar poco a poco los rasgos característicos de la raza, cualesquiera que estos puedan ser. Pero será infinitamente pequeña la probabilidad de que se conserve memoria alguna de los cambios lentos e insensibles por los que pasan los in-dividuos.

CIRCUNSTANCIAS FAVORABLES A LA FACULTAD DE SELECCIÓN DEL HOMBRE. 

La extremada variabilidades evidentemente favorable en esta materia, puesto que libremente da los materiales con los que trabaja la selección. No queremos decir que las meras diferencias individuales no sean más que suficientes para permitir con extremo cuidado la acumulación de una gran suma de modificaciones por todas o casi todas las vías apetecibles, sino que como las variaciones manifiestamente útiles o agradables al hombre aparecen solamente de vez en cuando, no hay duda de que aumentarán mucho las probabilidades, en presencia de un gran número de individuos. Por lo tanto el número se-rá de importancia para el éxito. No podrá obtenerse un gran número de individuos de un animal o de una planta, sin que sean favorables las condiciones para su propagación.

Cuando los individuos escasean, hay que permitir que todo el mundo críe, sea cual fuere la calidad de los ejemplares que posean, lo cual impide prácticamente la selección. Pero el elemento más importante en esta materia es conocer qué animal o planta es más apreciado por el hombre, que dedica la más prolija atención aun a las desviaciones más insignificantes de las cualidades o estructura del objeto de su estudio, porque sin esa atención nada puede hacerse. La fresa comenzó a variar justamente cuando los jardineros empezaron a prestarle cuidados a esa planta. Cruzando distintas especies, aparecieron las muchas y admirables variedades de la fresa que se han visto durante los últimos cincuenta años.


Respecto de los animales, la facilidad para impedir los cruzamientos es un elemento importante en la formación de nuevas razas, al menos en los países que ya poseen otras antiguas. En este concepto, los cercados del terreno influyen sobremanera en el resultado.

Lo que más nos importa es que las variedades domésticas de la misma especie se dife-rencian unas de otras en casi todos los rasgos que el hombre ha atendido en la selección, más de lo que se diferencian las distintas especies del mismo género.

Resumamos cuanto queda dicho sobre el origen de nuestras razas domésticas de anima-les y plantas: los cambios de las condiciones de vida son muy importantes al causar la variabilidad, ya sea por la acción directa en la organización o porque indirectamente afec-tan el sistema reproductivo. No es probable que sea la variabilidad un efecto inherente y necesario en todas las circunstancias. La mayor o menor fuerza de herencia y la propen-sión a retroceder determinará si las variaciones han de mantenerse. La variabilidad está regida por muchas leyes desconocidas, entre las cuales el incremento correlativo es probablemente la más importante. Algo, aunque no sepamos cuánto, hay que atribuirle a la acción definida de las condiciones de vida. Algún efecto, quizás grande, puede atribuirse al uso o desuso de las partes. El resultado final es, pues, infinitamente complejo. En algunos casos parece que ha tenido parte importante en el origen de nuestras castas el intercruzamiento de distintas especies primitivas. Cuando diversas razas ya se han formado en cualquier país, su cruzamiento casual, favorecido por la selección, ha contribuido mucho, sin duda, a la formación de nuevas subrazas; pero la importancia del cruzamiento ha sido muy exagerada, tanto tratándose de animales, como de las plantas que se propagan por medio de semillas. Respecto de las que se propagan por injertos, retoños, etc., la importancia del cruzamiento es inmensa, porque el cultivador puede en este caso olvidar la extrema variedad de las mezclas y su esterilidad, pero las plantas que no se propagan por semilla son de poca importancia para nosotros, porque su duración es solamente temporal. Sobre todas estas causas de cambio, parece predominar la acción acumulada de la selección, aplicada metódica y prontamente, de un modo inconsciente y lento, aunque más eficaz.


Fuente: LIBROdot.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario